Review: Guardians of the Galaxy Vol. 2 – Más Grande, Colorida y Divertida

Por Julio Fernando Navas

Salvo la rescatable Captain America: The Winter Soldier (Joe y Anthony Russo, 2014), Marvel Studios siempre ha tenido problemas con sus secuelas y a una mayor escala, con sus villanos de turno. Guardians of the Galaxy Vol. 2 no sólo es superior a su antecesora en todos los apartados imaginables. Para variar, incluye a un antagonista que si bien es nutrido de ambiciones trilladas está un peldaño por encima de la clase de “tipos malos” a los que estamos acostumbrados de la factoría de Marvel.

Después de la mediana decepción que fue Doctor Strange (Scott Derrickson, 2016), con este segundo volumen de los héroes más idiotas (y entrañables) de la galaxia, el MCU corrige su rumbo de cara a otra entrega cósmica con la llegada de Thor: Ragnarok. De mano del capaz James Gunn y un reparto que destila carisma y química, Guardians of the Galaxy Vol. 2 es una de las entregas más completas del MCU.

Mientras los Guardianes continúan realizando misiones a lo largo de la galaxia, Peter Quill/ Starlord (Chris Pratt) recibe la sorpresiva visita de su largamente ausente padre, Ego (Kurt Russell), cuando el equipo se ve obligado a hacer un aterrizaje de emergencia en un planeta desconocido. Para “compensar” el tiempo perdido, Ego, un ser celestial con intenciones misteriosas, invita a Peter, Gamora (Zoe Saldana) y a Drax (Dave Bautista) a conocer su planeta mientras Rocket (Bradley Cooper) y Groot (Vin Diesel) resguardan a Nebula (Karen Gillan) mientras intentan reparar la Milano.

En 2014, con la llegada de un grupo de héroes desconocido para los no-lectores de cómics, Marvel descubrió que había vida después de Iron Man y Capitán América. Y aunque esa película del 2014 no es lo mejor que vimos del MCU, en este segundo volumen hay una sensación realmente palpable que James Gunn sabe perfectamente lo que está haciendo con estos personajes y los coloridos mundos donde ocasionalmente habitan.

Bajo la óptica del que quiere consumir un cine de superhéroe pretenciosamente oscuro que fracasa evocando realismo, Guardians of the Galaxy Vol. 2 puede que sea otra “comedia” salida del MCU, pero es difícil recriminar un guión que logra cada cometido que se propone. Guardians 2 no sólo es una de las realizaciones más hilarantes y extrovertidas que hemos visto de Marvel. La película cosecha las temáticas que había sembrado en la primera entrega.

El libreto de Gunn ahonda aún más en los conflictos paternales de Quill y se inmiscuye (sin añadir nada nuevo, dicho sea de paso) en la relación de hermanastras entre Gamora y Nebula. Puede que este segundo volumen esté repleto de risas, pero eso no demerita sus momentos dramáticos.

En relación a la primera película, la cual básicamente es The Avengers (Joss Whedon, 2012) en el espacio, Guardians of the Galaxy Vol. 2, aunque un poco pasada de momentos que se prestan al humor, sobrepasa con creces a su antecesora. Más colorida, emotiva, extrovertida y con una mejor selección musical, Guardians 2 consolida a los héroes más idiota de la galaxia.

8.5/10