Review: It Follows

It Follows

Tal y como establece una de las más sagradas — y menos seguidas — reglas de supervivencia del cine de horror, tener sexo puede ser letal. Si bien hasta ahora el acto sexual no era fatídico — a menos de ser encontrados — dentro de las convenciones del género, en It Follows del director David Robert Mitchell, el sexo desencadena los demonios de Jay, una joven que después de tener relaciones sexuales empieza a ser acosada por una presencia sobrenatural.

It Follows es uno de los trabajos más imaginativos que el horror moderno norteamericano ofrece. Evidentemente inspirada por clásicos de Wes Craven y John Carpenter, It Follows, además de probar que aún hay ideas interesantes por explorar, llega en un momento clave donde el horror no conoce de otra cosa que no sea el found footage o continuaciones innecesarias.

Jay (Maika Monroe) es una joven universitaria que como cualquier otra anhela tener una vida normal. Sin embargo, todo cambia una noche, cuando después de un encuentro sexual descubre que le han pasado una maldición. Una entidad sobrenatural, siempre cambiante de aspecto, que la seguirá lenta e incansablemente hasta asesinarla. Si Jay quiere sobrevivir, deberá acostarse con otra persona para pasarle la entidad.

It Follows

Desde los movimientos de cámara hasta las locaciones de exteriores, Mitchell, sin temor alguno, ha arrancado directamente una página de ‘Halloween’. It Follows no necesita de mucho para ser una experiencia lúgubre y atmosférica. De hecho, no hay muchos jump scarers, y ni que se digan cheap thrills. Este es un tipo de horror calculador que apuesta por cocinarse a fuego lento acompañado del fantástico score de Disasterpeace, que referencia las clásicas composiciones de Psycho y la ya mencionada Halloween con toques punzantes y electrónicos.

Para el que gusta de este tipo de cine será pan comido identificar de dónde Mitchell se ha inspirado. It Follows es un fantástico híbrido entre Halloween, Nightmare on Elm Street, y ‘Let the Right One In’, con algunos guiños hacia ‘The Shining’‘Friday the 13th’. Un slasher adolescente con vibra ochentera mezclado con elementos del cine de horror psicológico. Mitchell intenta referenciar todo lo que pueda dentro del contexto de la historia, y lo hace a la perfección.

It Follows

El concepto de una entidad que se adhiere a una persona luego del acto sexual es cuestionable, pero el guión de Mitchell nunca pretende que queramos descubrir de dónde se origina. Y es que Jay está tan enfocada en huir de lo que la persigue que la película carece de tiempo para entrar en detalles, aunque eso no la priva de desarrollar a las víctimas de esta lenta entidad que siempre está al acecho.

No hay que escarbar mucho para entender que It Follows es una metáfora de cómo siempre estamos intentando escapar de la muerte y de problemas que no son visibles para las personas que nos rodean. It Follows es lo mejor y más bizarro — en el buen sentido de la palabra — que el género ha ofrecido en años.

8/10

Podría interesarte