Review: Whiskey Tango Foxtrot

Whiskey Tango Foxtrot

Al margen de conflictos políticos y diplomáticos encontramos a la nueva comedia dramática protagonizada por Tina Fey, Whiskey Tango Foxtrot. Inspirada en las memorias de la corresponsal de guerra, Kim Baker, The Taliban Shuffle: Strange Days in Afganistan and Pakistan, la película brinda una interpretación fresca desde una perspectiva distinta sobre el conflicto bélico en Medie Oriente. Sin embargo, la comedia (y la comediante dentro de Tina Fey) entorpece cualquier intento de contar una historia seria sobre una problema real.

Un drama puede tener momentos de ligereza, sí, pero eso se vuelve un problema cuando se compromete la integridad del relato a cambio de risas casuales. Sin lugar a dudas, Whiskey Tango Foxtrot (pueden abreviarla como WTF si quieren) es un cambio radicalmente diferente para Fey y los directores Glen Ficarra y John Requa, pero la película desaprovecha la oportunidad de ofrecer una mirada única al conflicto con tal de soltar algunas risas.

Cansada de cubrir historias de bajo perfil, Kim Baker (Fey), una reportera de edad media, acepta un trabajo de corresponsal en Afganistán, dónde es enviada para cubrir las varias operaciones especiales efectuadas por el gobierno de los Estados Unidos en suelo afgano. En un lapso de tres años, Kim intentará encontrar balance entre la vida personal que aguarda por ella en casa y su complicada vida laboral en Afganistán.

Whiskey Tango Foxtrot Image

Ficarra y Requa vienen de dirigir comedias como Crazy, Stupid, Love y Focus, por lo que contar una historia de una periodista situada en Afganistán es una elección inusual de acuerdo al tipo de películas que han estado haciendo. El guión bajo la firma de Robert Carlock, productor y recurrente escritor de la sitcom creada por Fey, 30 Rock, relata la típica historia del pez fuera del agua. Es entretenido ver a Baker intentando adaptarse a su nueva vida en Afganistán, pero eso se vuelve un problema cuando es hecho a costa de la seriedad de la película.

Si bien el librero de Carlock muestra las dos caras de la moneda (Afganistán sí tiene vida nocturna después de todo), el mismo sufre de serios problemas tonales, lo cual es el problema más grande de la película. Cuando la situación amerita seriedad, siempre hay un momento que hace parecer al film como un episodio perdido de 30 Rock en Medio Oriente.

Whiskey Tango Foxtrot

Con un guión que parece haber sido hecho para televisión, son los actores quienes tienen la obligación de elevar el material. Las motivaciones del personaje de Fey son trilladas (balancear su vida laboral y personal), y aunque su actuación carece de encanto (ésta es usualmente Fey en comedias que vacilan con el drama), hace de una reportera cuyas pericias al menos cumplen con entretener. Asimismo, cabe destacar el sensacional trabajo de Martin Freeman como Lain McKelpie. Sin ninguna dificultad, Freeman se roba el protagonismo con el carisma de su personaje y pone al desnudo a la floja Kim Baker de Fey.

Los primeros treinta minutos de Whiskey Tango Foxtrot valen la pena, pero a partir de ahí es evidente lo mucho que le cuesta a la película tomar un conflicto tan usado como punto de partida. La película tiene sus momentos, pero fracasa al querer comprometerse más con su faceta cómica que con la dramática.

5/10

Whiskey Tango Foxtrot - Póster