Spider-Man

En apenas catorce años hemos visto dos versiones diferentes de Spider-Man en cinco películas. La próxima semana veremos su tercera iteración en un nuevo film: Captain America: Civil War. Ciertamente, la versión que veremos ahora, interpretada por Tom Holland, de 19 años, no será similar a las que hemos visto con anterioridad. Y mejor aún, sabemos que en su sexta película en solitario, Spider-Man: Homecoming, no volveremos a ver cómo asesinan al Tío Ben. Todos ganamos, incluso Peter.

Spider-Man es uno de los mejores superhéroes de la historia, pero siento que hasta ahora no ha recibido la película que un personaje como él merece. Con el debut de Spidey dentro del MCU en Civil War, haremos una mirada retrospectiva hacia todas las películas que ha protagonizado el arácnido. Desde la sorpresivamente mediocre Spider-Man 3, hasta el medianamente aceptable reboot del 2012.

5. Spider-Man 3

Spider-Man 3

La monstruosidad que resultó ser Spider-Man 3 no es del todo responsabilidad de Sam Raimi. Claro que como director comparte culpa, pero es del conocimiento general que Sony Pictures y los productores de la película se entrometieron en el proceso creativo para colmarla de villanos que no tenían cabida en ella.

Que Peter se transforme en un reverendo idiota con delineador en los ojos (los efectos secundarios del simbiote) no es sorpresivamente lo peor de la película. La inclusión de Venom (forzada por el estudio) no tiene lugar en la historia. Spider-Man 3 tuvo haberse dedicado a concluir la storyline entre Peter y Harry (aquí, el villano más caricaturesco con los mejores gadgets), pero no, además de meter a Venom (que sea interpretado por Topher Grace lo hace aun peor), deciden querer conectarla con los eventos de Spider-Man teniendo al Sandman revelándose como el asesino verdadero del Tío Ben.

Relacionado:  ‘The Disaster Artist’: La biopic de cómo una de las peores películas de la historia adquirió seguimiento de culto

Narrativamente, Spider-Man 3 es un desastre.


4. The Amazing Spider-Man 2

The Amazing Spider-Man 2

The Amazing Spider-Man 2 no es una película perfecta, pero tampoco es tan terrible como dicen que es. Esta continuación comete el mismo error de Spider-Man 3: se colma innecesariamente de personajes. Porque funcionó tan bien la vez pasada, ¿verdad? Por si no fuera poco, si las motivaciones de los antagonistas de Spider-Man 3 son poco creíbles, las de Electro y Green Goblin son meramente ridículas.

Nuevamente, son Andrew Garfield y Emma Stone los que tienen que salvar el día con su química, lo cual hace sentir a ésta como una película más humana. Aunque si ven todo del lado positivo, si The Amazing Spider-Man 2 no hubiese sido un fracaso comercial no estaríamos a una semana de disfrutar a Spidey dentro del MCU en Civil War, sino más bien de un spinoff mediocre enfocado en Sinister Six o, escuchen esto… la Tía May.

Sony estaba perdiendo la cabeza.


3. The Amazing Spider-Man

The Amazing Spider-Man

Después de descartar los planes de Spider-Man 4 (Sam Raimi y el reparto estaban dispuestos a trabajar en ella), Sony decidió que lo más conveniente era reiniciar la franquicia dándole un tratamiento más oscuro y romántico a la historia. Con Marc Webb, director de (500) Days of Summer, a bordo, el resultado es una película seriamente inconsistente y por momentos incoherente con decenas de agujeros argumentales.

Garfield y Stone brillan como Peter y Gwen Stacy, respectivamente. La química que ambos compartieron fue lo mejor que ésta y su predecesora han dejado. Pero después de ver la película otra vez hace un par de semanas, puedo concluir que es un film que se arrima demasiado sobre el talento de sus actores (Martin Sheen también se destaca), lo cual no tiene nada de malo, pero cuando el guión es tan blando, se entiende que es una película que camina todo el tiempo sobre una cuerda floja.

Relacionado:  El Primer Trailer Oficial de ‘Spider-Man: Homecoming’ Está Aquí

2. Spider-Man

Spider-Man

Estrenada justo después de X-Men, Spider-Man es una de las grandes pioneras del género de superhéroes. Claro que cuando llegó a los cines en el 2002 ya habían cuatro películas en live action de Batman y cuatro de Superman, pero la contribución de Spider-Man con el género se da en establecer la estructura clásica de cómo una persona normal, por medio de un suceso increíble (en el caso de Peter, ser picado por una araña genéticamente alterada), puede transformarse en un héroe para pelear contra el crimen.


1. Spider-Man 2

Spider-Man 2

Spider-Man 2 nunca fue de mi predilección… hasta que la volví a ver y finalmente pude entender porqué es hasta ahora la mejor película de Spidey en solitario. Si la primera entrega tiene la onda ser una “revenge movie” (Peter buscando al asesino de su tío), me gusta ver Spider-Man 2 como la película en la que finalmente se transforma en el héroe más amigable de Nueva York.

Spider-Man 2 no sólo tiene al mejor villano de la trilogía (lo siento, Willem Dafoe) en el Doc Ock de Alfred Molina, sino también las mejores secuencias de acción. ¿Quién podría olvidar a Spidey intentando detener un tren en movimiento? Raimi debe balancear los conflictos de Peter, como su responsabilidad con la ciudad y su relación con Mary Jane y Harry. Y lo hace todo a la perfección.

Categories: Features