Exit Plan, de Jonas Alexander Armby.

3.5/5

El director danés Jonas Alexander Armby (Cuando despierta la bestia, 2014) regresa después de seis años del estreno de su ópera prima con Exit Plan, un drama con destellos de thriller sobre un hombre (Nikolaj Coster-Waldau, Game of Thrones) que planea poner fin a su vida por medio de un suicidio asistido en un misterioso retiro situado en los alpes.

La película, co-producida entre Alemania, Nouruega y Dinamarca, recuerda mucho a otro drama que plantea reflexiones sobre la vida después de la muerte como Euphoria (Lisa Langseth, 2017), solo que de una forma más orientada hacia el cine de género que una película con pretensiones más profundas.

Tener los días contados por un tumor innoperable en su cerebro pone la vida de Max Isaksen (Coster-Waldau) de cabeza. Con la intención de vivir lo que le queda de vida con dignidad, Max, sin el conocimiento de su esposa, acaba hospedándose en Aurora, un lujoso hotel clandestino que ofrece a sus huéspedes una muerte idílica. No obstante, mediante pasan los días, las inseguridades de Max en torno al misterioso retiro se acrecientan.

Desde el comienzo, la dirección de Armby, la foto de Niels Thastum (Borg vs. McEnroe) y la música de Mikkel Hess convergen para sugerir el tipo de película que Exit Plan no es. Y no es que eso sea necesariamente malo ya que no estamos hablando de un thriller sobre conspiraciones y demás, porque aunque esos elementos aparecen regados esporádicamente, Exit Plan reluce más por esos momentos de intimidad que pueden lllegar a parecer insignificantes en comparación al panorama completo, que es la investigación de Max.

Relacionado:  Review: The Birth of a Nation - La utopía del esclavo

Max trabaja como corredor en una agencia de seguros de vida, y es así como por plena “coincidencia” que se entera del Hotel Aurora, cuando una viuda le muestra un video del que fue su esposo, quien se creía desaparecido, confirmando que se ha quitado la vida por su propia voluntad.

Este subplot no funciona en lo absoluto ya que lo que vemos de la supuesta investigación no añade nada. Las razones de Max por querer quitarse la vida son convincentes de por sí. Que el personaje lleve a cabo esa suerte de misión secundaria para justificar su llegada al retiro se siente como algo forzado, sobre todo por el sólido trabajo de Coster-Waldau como un hombre que casi que y guarda duelo por sí mismo.

El guión, a cargo de Rasmus Birch, hace cuestionamientos interesantes respecto a la muerte como un negocio. Pero lastimosamente es una idea que no pasa de una escena en la que se le aconseja a Max escoger una urna por encima de otras por ser eco-amigable.

En cuanto a elementos formales, Exit Plan excede las expectativas para una película que pendula entre drama y thriller.

Exit Plan se encuentra disponible en Video on Demand a partir de hoy.

Categories: Críticas