Girl, de Chat Fuast.

3/5

En su primera incursión detrás de cámaras, el actor Chad Faust no hace mucho por el cine de venganza en Girl, thriller que tiene como única virtud presentarnos a la mejor – dentro de sus limitaciones, claro está – versión de una Bella Thorne que deambula por un pequeño pueblo con hacha en mano buscando respuestas. 

En Girl, Thorne da vida a una muchacha que, a pesar de la negativa de su madre, quien se encuentra postrada a una cama por una lesión de años en su espalda, regresa al deprimente pueblo en el que creció (uno donde lo único que parece funcionar es una cantina… y una lavandería) para rastrear a su abusivo padre y cobrar venganza. Sin embargo, cuando encuentra su cadáver en el garaje de su casa y evidencia de una aparente tortura, la muchacha se propone a indagar quién o quiénes fueron los que se le adelantaron asesinándolo.

Aquí no hay una transformación radical de por medio como a la que se han sometido grandes actrices obligadas a ponerse bajo la piel de lo que se etiquetaría como “basura blanca” (Charlize Theron en Monster y Amy Adams en el drama que está por estrenarse, Hillbilly, una elegía rural), pero Thorne, desaliñada y con el rímel corrido, se ensucia lo más que puede para dar vida al personaje más… ¿complejo?, que le ha tocado interpretar.

Aunque abundan los momentos en los cuales Thorne da la impresión de sólo haber conseguido el rol por su masivo seguimiento en redes sociales, la actriz merece algo de crédito por cumplir a medias llevando el peso de los noventa minutos de película, aun cuando su personaje resulta apático, su motivación ambigua y su acento sureño más forzado que el de Will Smith como un doctor nigeriano en Concussion.

El pequeño giro, si se quiere, es que para una película de venganza, Faust invierte las mecánicas al hacer que el el motivo de vindicta sea el vengado.

Relacionado:  Review: Kong: La Isla Calavera - Nace un nuevo universo

A pesar que había material como para recalar en territorio de un cine más explotativo como el que se propone en I Spit on Your Grave, sobre todo con la entrada a la escena del corrupto alguacil de Mickey Rourke, Girl no es más que un vehículo con el cual Thorne explora – y seguramente descubre – sus limitaciones como actriz.

Es un decente primer esfuerzo como director que, con una actriz más capaz a la cabeza, hubiese opacado – para bien – la ausencia de trama.

Girl se encontrará disponible en Video on Demand a partir de este 24 de noviembre. 

Categories: Críticas