Las 15 Mejores Películas de Terror de los Últimos 15 Años

The Conjuring

Para conmemorar Halloween (aquí en Ecuador también se celebra el Día del Escudo Nacional, pero qué más da), presentamos un listado con las quince mejores películas de terror que se han estrenado en los últimos quince años.

Ya sea found footage, un remake, horror psicológico, o una introspección sobre el origen de la maldad, todo cuenta en nuestra lista.

15. You’re Next! 

You're Next

Aclamada en Toronto, You’re Next! del director Adam Wingard no llegó a los cines sino hasta el 2013, y podemos decir que la espera valió la pena.

El director aborda la historia de la invasión casera de una forma bastante sádica. La familia en cuestión, desagradable por cierto, es cazada por un grupo de hombres enmascarados, y cómo podrán imaginar, es divertido ver a malas personas sufrir, incluso si eso significa verlos ser cazados de a uno. Y eso es lo que Wingard quiere.


14.The Cabin in the Woods 

The Cabin in the Woods

Al igual que You’re Next!, The Cabin in the Woods se suponía iba a tener su estreno unos ańos antes de lo previsto. Enlatada desde el 2009, la película finalmente llegó a las salas de cine en el 2012.

Desde Scream, The Cabin in the Woods, co-escrita por Drew Goddard y Joss Whedon, es la mejor película de terror (y humor negro) en hacer mofa de los clichés más notorios del género. Después de ver The Cabin in the Woods es imposible ser indulgente con bódrios que repiten los mismos errores una y otra vez.

Si el efecto de Scream  fue prematuro, lo que Goddard y Whedon lograron es algo que perdura y que de cierto modo le presta un favor al género.


13. Evil Dead 

Evil Dead

Contrario a como se autoproclama, el remake de The Evil Dead, Evil Dead, está lejos de ser la “película más terrorífica que experimentaremos en nuestras vidas”.

Inspirada en el ańorado clásico de Sam Raimi, y dirigida por el uruguayo Fede Alvarez, Evil Dead no es más que un remake aceptable que llega a extremos gráficos que otras películas no. Lo notable es, que de esos no hay muchos.


12. Under the Skin 

Under the Skin

Concebida como una pieza experimental, Under the Skin, del director Jonathan Glazer, artífice de la bizarra película de resurrección, Birth, es otro vehículo con el cual Scarlett Johansson vuelve a mostrar sus dotes como actriz. Aquí interpreta a una alienígena camuflada como una hermosa mujer que usa su sexualidad para atraer y devorar hombres.

Lo genial de todo, es que Glazer, sacando al Lynch de su interior, jamás permite que su obra surrealista cruce a los confines del gore. Under the Skin es más sugestiva que explícita, y eso es algo que se encuentra raramente en el género hoy en día.


11. The Ring 

The Ring

No hay nada que me aterre más que el horror japonés, y aunque aún no he tenido la oportunidad de ver Ringu, su remake, The Ring, protagonizado por Naomi Watts y dirigido por Gore Verbinski, prueba que una atmósfera bien lograda puede ser más espeluznante que una serie de sustos baratos.

Ahora, su secuela sí es terrible.


10. REC 2 

Rec 2

Cuando REC llegó a los cines de España en el 2007, nadie imaginó que de aquella película nacieran tres secuelas, un remake y su continuación.

Lo que aparta a REC del resto es que es una especie de 28 Days Later pero bajo found footage. Su secuela, REC 2, se desvía un poco de lo que hace tan especial a la original para agrandar la mitología de la franquicia. Sin embargo, es superior en actuaciones, más elevada en acción, y las múltiples perspectivas que se usan para narrar la historia hacen del film una experiencia más refrescante y no tan monótona.


9. The Conjuring 

 

Preceder el éxito crítico de Insidious iba a ser complicado para un director de la mano de James Wan. The Conjuring, inspirada en uno de los muchos casos paranormales de los demonólogos Ed y Lorraine Warren, ve a Wan ofreciéndonos una película de horror que si bien está perfectamente ambientada, pasa a ser en su tercer acto un film corriente de posesiones y exorcismo.


8. Let the Right One In

Let the Right One In

Antes de Twilight (bueno, técnicamente se estrenaron el mismo año) había Let the Right One In. Proveniente de Suecia, la película sigue de cerca la relación de una pequeña vampira con un niño maltratado en su escuela.

Su director, Tomas Alfredson, toma las riendas de la película con tanta sutileza que nos nos entramos que estamos viendo una película con un vampiro en el rol central sino hasta la mitad del metraje.

Mención Especial:

Let Me In 

Let Me In

En lo que es un remake al pie de la letra, casi plano por plano, la versión americana de Let the Right One in, Let Me In, le saca provecho a las facultades del cine gringo para ofrecernos una película más visceral que la original. Kodi Smit-McPhee y Chloë Grace Moretz, sobresalientes.


7. The Babadook 

The Babadook

En su debut como directora, la canadiense Jennifer Kent nos entrega una pieza penumbrosa con la mala costumbre de auto-spoliearse como The Babadook. La ausencia de la entidad le da espacio a Essie Davis para que lleve en su espalda el peso actoral de la cinta.

La película sigue a una viuda que desea recomponerse de la muerte de su esposo mientras intenta repeler a una entidad maligna salida de un cuento de niños (el Señor Babadook) que busca hacerle daño a ella y a su pequeño (e irritante) hijo.

Cuando finalmente vemos al Babadook, el horror se va tan rápido como llego. Sin embargo, no por eso deja de ser un ejemplar notable de una película que se apoya más sobre el drama que sobre los sustos sin sentido.


6. 28 Days Later 

28 Days Later

Podríamos decir que 28 Days Later fue el catalizador de la frenesí zombie de la cual The Walking Dead se aprovecha hoy en día. Es vedad que antes de esta hermosa película de Danny Boyle y su cinematógrafo de confianza, Anthony Dod Mantle (logra toma exquisitas de una inhabitada Londres), ya habíamos pasado por la obsesiva fascinación de George A. Romero por los muertos caminantes, pero si 28 Days Later tiene una inspiración, esa es Rabid (1978) de David Cronenberg.

Para una película de infectados, 28 Days Later es extremadamente ambiciosa.

Mención Especial:

28 Weeks Later

28 Weeks Later

Aunque la secuela del español Juan Carlos Fresnadillo se despoja del comentario social que hizo de 28 Hours Later una película de infectados como ninguna otra, 28 Weeks Later intenta encontrar su propia voz, y pese que no tiene mucho que decir, Fresnadillo al menos nos entrega lo que por defecto esperamos de un film de infectados.


5. We Need to Talk About Kevin 

We Need to Talk About Kevin

Ninguna película tiene que ser necesariamente de terror para poder causar terror. We Need to Talk About to Kevin, acompañada de una magnifica performance de Tilda Swinton y la revelación de Ezra Miller (The Perks of Being a Wallflower), efectúa una introspección al origen de la maldad en la forma del estudio de la relación entre una madre y su distante hijo.


4. The Descent 

The Descent

No muchas películas de terror están enfocadas en un grupo de personajes femeninos (Scream, Halloween, Nightmare on Elm Street, y la lista sigue), y es por eso que The Descent, una joya subestimada del género, es tan especial.

Imaginen una versión de 127 Hours más agónica, claustrofóbica, y con seres mutantes que habitan en la profundidad de una cueva. En el fondo, The Descent no fuera lo grandiosa que es de no ser por el drama y la relación entre nuestras cuatro aventureras.

La innecesaria The Descent 2 es una enorme bofetada a los que nos gusta la original.


3. Insidious 

Insidious

Después de tantas continuaciones, hemos olvidado que James Wan fue artífice de la mejorcita entrega de Saw. La primera. El taiwanés trabajó con Kevin Bacon en el thriller Death Silence, pero no fue hasta Insidious donde nos probó que es el mejor director de horror en la actualidad. The Conjuring lo avaló.

Con Insidious, Wan nos demuestra que conoce al género como la palma de su mano. El director jamás recurre a los jump scares y opta por dejar que el espectador se sumerja en un mundo penumbroso y grisáceo.


2. It Follows 

It Follows

Cuando Quentin Tarantino se fastidia porque tu película pudo haber sido grandiosa, es porque algo has hecho bien. Para el director David Robert Mitchell, eso fue It Follows, su hit independiente que pasó por Cannes a mediados de este año.

La película despliega un concepto único donde una entidad maligna que siempre cambia de forma es transmitida sexualmente. En papel, suena tonto, incluso el propio Mitchell lo ha admitido, pero la ejecución de la película, la cual homenajea a la clásica Halloween de John Carpenter, es lo que la hace la propuesta más solida del género de este año y uno de los trabajos más pulidos que el cine de horror ha ofrecido en los últimos quince años.


1. Black Swan 

Black Swan

En mi opinión, Black Swan cumple el criterio para ser considerada como una película de terror. Y es que Darren Aronofsky no es completamente ajeno al género. Requiem for a Dream es terrorífica a su propia manera, pero con Black Swan, el vehículo de consolidación y metamorfosis de Natalie Portman, Aronofsky puede emplear un tono inquietante y perturbador gracias a un material que es obscuro por su naturaleza.

Si David Cronenberg volviera al horror corporal sin abandonar su faceta de director dramático, algo parecido a Black Swan sería el resultado.