Mel Gibson Podría Dirigir la Secuela de ‘Suicide Squad’

Hacksaw Ridge

Un estudio debe estar realmente desesperado para recurrir a un director que anteriormente habló mal de una de sus películas. Pues esa es la situación actual entre Warner Bros. y Mel Gibson. De acuerdo a varios reportes, el estudio desea que el controvertido director tome las riendas de la secuela de Suicide Squad.

Con David Ayer, director de Suicide Squad, trabajando en Gotham City Sirens (el spinoff dedicado a personajes femeninos liderado por Harley Quinn), Warner y DC. emprendieron una búsqueda para encontrar a su reemplazo. Además del nombre de Gibson, quien ha confirmado el interés del estudio de contar con sus servicios, también sonaron los nombres de Daniel Espinosa (Life), Jonathan Levine (Warm Bodies) y Ruben Fleischer (Zombieland).

Suicide Squad

Durante el tour promocional de Hacksaw Ridge, film por el cual está nominado a Mejor Director para el Oscar del presente año, Gibson se refirió a Batman V Superman: Dawn of Justice como un “pedazo de mie*da”:

“Las miro (películas que cuestan más de $200 millones) y me rasco la cabeza. Realmente me sorprende. Creo que hay mucho desperdicio. Me parece que las puedes hacer por mucho menos. Estas gastando una escandalosa cantidad de dinero.”

Aunque las palabras de Gibson fueron duras, mostró interés (al menos curiosidad) sobre hacer una, y puede que eso haya sido lo que despertó el interés de Warner sobre él.

Apocalypto

A lo largo de su carrera como director, Gibson ha dirigido películas grandes y ninguna ha costado más de $80 millones de dólares. De hecho, si se suma el presupuesto de las cinco películas que Gibson ha realizado (The Man Without a Face, Braveheart, The Passion of Christ, Apocalypto y Hacksaw Ridge) nos da un total de $202 millones de dólares, lo cual es poco menos de lo que se utiliza actualmente para rodar películas de superhéroes.

El éxito comercial de Deadpool, la cual costó menos de $60 millones, ha hecho replantear a los estudios si es una buena decisión invertir tanto dinero en películas que evidentemente pueden ser hechas por mucho menos.