Críticas

Review: Star Trek Beyond

Star Trek Beyond

Por Julio Fernando Navas

Al igual que el reboot/remake feminista  femenino de Ghostbusters, Star Trek Beyond, la tercera entrega de la rejuvenecida saga intergaláctica, es acreedora de uno de los peores trailers que se han visto este año. Sin embargo, a diferencia de la primera, ésta última al menos ha probado que no siempre es bueno juzgar a un libro por su portada. Aunque eso no borra el hecho que sea la más floja de la trilogía nacida en 2008 de mano de J.J. Abrams.

Con el director y cabeza de la compañía productora — Bad Robot — fuera del panorama debido a otra franquicia espacial, esta nueva aventura cae en manos del director Justin Lin, conocido por haber dirigido cuatro de las siete películas de Fast and the Furious. Si la idea era que Beyond se sienta como un episodio para televisión, se ha logrado el objetivo, porque la trama es tan fina que apenas se siente como una película.

Durante el tercer año de su expedición espacial, la Enterprise continúa llevando acabo misiones en lugares jamás antes explorados. Cuando una misión en un planeta desconocido sale mal, James T. Kirk (Chris Pine), el capitán de la Enterprise, logra recuperar exitosamente una antigua reliquia conocida como “abronath”. Sin embargo, cuando la nave recibe un llamado de ayuda, la tripulación es emboscada por Krall (Idris Elba), un poderoso alienígena que planea recuperar el “abronath” para terminar una bio-arma y así atacar a la Federación.

Star Trek Beyond

Si Star Trek Into Darkness prometía llevar a los tripulantes de la Enteprise a lugares oscuros, Beyond no sabe qué hacer con ellos. Este es un largometraje, pero la trama carece de tanta sustancia al punto que parece estar adecuada para un episodio de televisión y no una película de dos horas. El guión de Simon Pegg y Doug Jung (todos sus créditos son televisivos) plantea cuestionamientos interesantes sobre la naturaleza de la expedición espacial de la Enterprise, pero no pasan de ser ideas elaboradas a medias.

Lo mejor de las dos pasadas películas era que la relación entre Kirk y el Spock de Zachary Quinto servía como el hilo conductor del relato. En Beyond apenas comparten escenas, y cuando lo hacen, ninguna trabaja a favor de su historia. Lo rescatable del libreto es que le abre la puerta al dote cómico del Leonardo McCoy de Karl Urban (su química con Quinto es oro). Pero asimismo, olvida por completo a la Uhura de Zoe Saldana y se conforma con sacar del clóset al Sulu de John Cho. Beyond es una película que no le hace ningún favor a ningún personaje.

Star Trek Beyond

A nivel de escala, Beyond no tiene nada que envidiarle a sus dos antecesoras. Pero es la trama la que la hace sentir como una película relativamente pequeña. El talentoso Idris Elba no tiene que hacer mucho con Krall. Es un villano que luce bien (tan bien como puede lucir un villano intergaláctico) pero que está mal escrito. El tipo de villano que se ha visto una y otra vez con el mismo plan de obtener un arma para diezmar a la humanidad. En comparación al Khan de Benedict Cumberbatch, éste se queda bastante corto.

La ausencia de Abrams en la dirección se siente, y las malas costumbres de Lin no son de mucha ayuda. Star Trek Beyond entretiene, pero se ha perdido la grandilocuencia de sus dos antecesoras, incluso cuando las apuestas son aun más grandes. Olvidable.

6/10

Star Trek Beyond - Póster