Las 10 Peores Películas del 2015

Aloha

El 2015 fue un buen año para la industria. No sólo Mad Max: Fury Road probó que una película de género puede recibir el mismo tipo de aclamo que cualquier otro drama que pase por Cannes, Netflix dio un enorme pasando estrenando su primer película original, Beasts of No Nation, la cual además de ser motivo de disputa entre la compañía de streaming y las cadenas de cine más grandes de Estados Unidos.

Así como hay cosas buenas, el 2015 también deja cosas malas, como el trago amargo que fue la tercera iteración de Fantastic Four, el regreso fallido de Cameron Crowe, y los dos bódrios con la firma de Adam Sandler. A continuación, enumeramos las diez peores películas del 2015.

Antes que nada, quiero repasar las películas que no tuve la oportunidad de ver que seguramente hubiesen sido parte de este listado: We Are Your Friends, No Escape, The Cobler, Jupiter Ascending, Pan, The Gallows, Agent 47, MortdecaiThe Lazarus Effect, Fifty Shades of Grey, San Andreas, y Terminator: Genisys.

10. Lost River

Lost River

Director: Ryan Gosling

El debut como director de Ryan Gosling  con Lost River fue tan sorpresivamente malo que no sólo fue abucheada durante su paso por Cannes; Warner Bros., que originalmente iba a distribuir el film a los cines, trató de vender los derechos de distribución a otros estudios. Al no poder hacerlo tuvo que conformarse con estrenarla en algunos cines y condenarla al formato casero.

El gran problema de Lost River es que no hay absolutamente nada. Es evidente que, estéticamente hablando, Gosling   ha aprendido de los directores con los que ha trabajado, como Nicolas Winding Refn y Derek Ciafrance — incluso algunos han notado elementos Lynchianos —, pero nada está al servicio de la pobre narrativa de una película que parece tan confusa como su propio director.


9. Aloha

Aloha

Director: Cameron Crowe

Cuando tu película es incapaz de exprimir el talento de una actriz como Emma Stone, es porque algo estás haciendo mal. Después de cuatro años, Cameron Crowe vuelve a dirigir una película, y no fue el regreso que esperábamos para el director de Jerry Maguire y Almost Famous.

En Aloha, su nueva dramedy, hay vestigios del buen escritor que alguna vez fue. Pero ahora, el Crowe que conocíamos parece un recuerdo distante.


8. A Very Murray Christmas

A Very Murray Christmas

Directora: Sofia Coppola

No tengo mucho que decir de A Very Murray Christmas. Es un ejercicio banal, vanidoso, y superficial disfrazado de un especial navideño con el que Netflix presume que tiene el poderío de trabajar con las más grandes estrellas, y como dije en mi crítica, no hacer nada con ellas.


7. Seventh Son

Seventh Son

Director: Serguéi Bodrov

¿Director nominado al Oscar? Listo. ¿Buenos escritores? Listo. ¿Buen material de origen? Listo. ¿Jeff Bridges y Julianne Moore? Listo. ¿Actor carismático capaz de sostener el protagonismo de una potencial franquicia? No.

Resulta impensable cómo a Seventh Son, inspirada en la novela del 2004 de Joseph Delaney, le pudo ir tan mal con la crítica. No puedes poner a un novato como Ben Barnes a lado de un Jeff Bridges y esperar que tu actor principal no salga lastimado por su falta de carisma.


6. Taken 3

Taken 3

Director: Olivier Megaton

Exponencialmente, las entregas de Taken, un guilty pleasure dificil del cual avergonzarse, se han vuelto realmente sosas. Si creyeron que ver a Bryan Mills triangular su ubicación en Taken 2 por medio del sonido de granadas de mano era estúpido, en Taken 3 está dispuesto a derribar el avión en el que está su hija para evitar que sea secuestrada… nuevamente.

El francés Olivier Megaton regresa a la dirección, y esta vez, no podemos pasar por alto las incoherencias argumentales de una película pobremente rodada.


5. Pixels

Pixels

Director: Chris Columbus

Sólo Adam Sandler podría hacer fracasar un concepto como el de Pixels. Inspirada en un corto francés, el film, dirigido por Chris Columbus, sigue a un gamer veterano (Sandler) y al Presidente de los Estados Unidos (Kevin James) mientras intentan salvar al país de alienígenas que usan a personajes clásicos del arcada para invadirlos.

Nadie es tan estúpido como para creer que Kevin James pueda ser el presidente de un país. Ni en una película de Adam Sandler cuyo concepto hubiese dado para mucho más en manos de alguien que de hecho esté interesado en hacer una buena película, lo cual Sandler olvidó hace mucho, mucho tiempo.


4. Sinister 2

Sinister 2

Director: Ciaran Foy

Uno puede decir que secuelas como Insidious: Chapter 2 o precuelas como Annabelle son innecesarias, pero Sinister 2 no es más que un vil cash grab. Esta continuación, dirigida por un completo desconocido en Cairan Foy, se queda corta en absolutamente todo lo que pudo haber hecho de la primera película de Scott Derrickson una solida entrega del género.


3. The Vatican Tapes

The Vatican Tapes

Director: Mark Neveldine

The Vatican Tapes es de esas películas que están por debajo del Cine B que por algún milagro logran escabullirse a los cines. Dirigida por Mark Neveldine, el film fracasa tanto como un found footage y como una historia de posesiones satánicas. Como que si de por sí no hubieran muchas.


2. Fantastic Four

Fantastic Four

Director: Josh Trank

Incluso si hubiésemos supuesto que Fantastic Four no sería el éxito del año, creo que nadie imaginó que la nueva iteración de la primera familia de Marvel, dirigida por Josh Trank, sería peor que la dos películas de Tim Story estrenadas entre el 2005 y 2007.


1. The Ridiculous Six

The Ridiculous Six

Director: Frank Coraci

Por si ya el western no estaría lo suficientemente muerto, Adam Sandler y compañía viajan al Viejo Oeste para The Ridiculous Six, la nefasta realización con la cual Netflix quiso proseguir el aclamo de Beasts of No Nation.

Incluso para una película que pretende reconocer su propia ridiculez, The Ridiculous Six es tan decerebrada como sus seis personajes titulares. El único que sale ganando con esto es Seth MacFarlane. Ya tenemos un western peor que A Million Ways to Die in the West.

Adicionalmente, por tercera vez en su carrera, Adam Sandler es acreedor de ser la mente maestra de la peor película del año. En 2011 por Jack and Jill. En 2012 por That’s My Boy. Y ahora en 2015 con The Ridiculous Six, la primera de cuatro películas que el estudio del actor producirá con Netflix.

Que Dios tenga piedad sobre nosotros.