Crítica: Corazones de acero

Por Julio Fernando Navas No existe un evento tan destructivo tanto físico, emocional y psicológico para el hombre que la guerra. Algunos…

0