Tag Archives: Reseña

Crítica: Christopher Robin, un reencuentro inolvidable – Disney apuesta a lo seguro otra vez

Por Julio Fernando Navas

En 2013, la adaptación cinematográfica de Guerra Mundial Z, inspirada en la novela de Max Brooks, dio de qué hablar, pero por todas las razones equivocadas. La transposición, co-producida por el estudio de Brad Pitt, Plan B, recibió críticas relativamente positivas, lo cual camufló su problemática producción, para la cual se tuvo que re-escribir el tercer acto y rodar un nuevo final que no era el que su director Marc Foster había filmado.

Desde entonces alejado del blockbuster, y con el mal sabor de boca que ya había dejado con Quantum of solace en 2009, el director de la historia de origen de Peter Pan, Descubriendo Nunca Jamás, regresa al cine fantástico con la historia de otro popular personaje de la factoría de Disney: Winnie Pooh. Aunque a largas Foster apuesta por algo bastante seguro en Christopher Robin, un reencuentro inolvidable, la imaginación de la película compensa la falta de ambición del director.

Crítica: Mamma Mía! Vamos otra vez – La magia de ABBA sigue intacta una década después

Por Julio Fernando Navas

Con una cartelera plagada por semanas de continuaciones que no terminaron de convencer – Increíbles 2, Sicario: Día del soldado, Ant-Man and the Wasp –, la música de ABBA vuelve a sonar en las salas de cine en la forma de una precuela y secuela en Mamma Mía! Vamos otra vez, la cual trae de regreso al reparto original con un puñado de interesantes adiciones.

Aunque musicales como estos están al borde del “sólo para fanáticos”, Vamos otra vez tiene todo lo que hizo a su antecesora una experiencia tan vivaz cuando se estrenó hace una década. Desde las hermosas locaciones hasta los números musicales, las canciones y el impecable casting, Vamos otra vez debería complacer incluso a los que nunca han escuchado una canción de ABBA en sus vidas.

Crítica: El legado del diablo – Denle el Óscar a Toni Collette

Por Julio Fernando Navas

Poco o nada me interesa el Óscar por la inclinación política – y políticamente correcta – que ha adoptado, pero si alguien a esta altura del año debería estar en seria consideración para una estatuilla esa es Toni Collette, y qué mejor que gracias a uno de los mejores trabajos de horror que se han visto en los últimos años: El legado del diablo.

De mano de un debutante como Ari Aster y estrenada el pasado enero dentro del marco del Festival de Cine de Sundance, El legado del diablo – Hereditario, la cual sería la traducción literal de su nombre anglosajón, Hereditary, pega mejor, pero no hay mejor forma que promocionar una película de terror que con hacer referencia directa al demonio, ¿verdad? – es sobre el tipo de horror que mejor funciona: el humano. Lo cierto es que El legado del diablo es lo mejor que el género nos ha entregado desde La bruja (Robert Eggers, 2015) y probablemente una de las películas mejores actuadas del año.

Review: Ant-Man and the Wasp – El MCU y su problema con las secuelas

Por Julio Fernando Navas

A lo largo de los diez años de existencia que lleva el Universo Cinematográfico de Marvel, si un problema ha sido tan recurrente como el de sus mediocres villanos ese ha sido el de sus secuelas. Y es que después de continuaciones que apenas lograron sobrevivir a la opinión crítica como Iron Man 2 (Jon Favreau, 2010), Thor: Un mundo oscuro (Kenneth Brannagh, 2013) y Avengers: Era de Ultrón (Josh Whedon, 2015) llega Ant-Man and the Wasp, una película que llega a sentirse hasta más intrascendente que la primera estrenada hace tres años de mano de Peyton Reed, quien vuelve a asumir el rol de director.

Parte del encanto de Ant-Man se debe a que después de abordar ciertos géneros como el thriller político y la ópera espacial, Marvel vio la oportunidad de experimentar con otro: el de las películas de atraco. Pues como ya no resulta novedoso ver a Scott Lang (Paul Rudd) planear un robo, Marvel creyó que la única forma de refrescar las cosas era ascendiendo de rango, por así decirlo, a la Hope Van Dyne de Evangeline Lilly, quien con traje y todo se nos es introducida como la Avispa a la cual el título de la cinta hace alusión. De alguna forma la introducción de una nueva heroína ayuda, pero Ant-Man and the Wasp debería ser la última aventura en solitario que veamos de Ant-Man, un personaje que a duras penas es capaz de sostener la que en teoría es su película.

Review: Sicario: El día del soldado – Guerra contra el mundo

Por Julio Fernando Navas

Estrenada en 2015, Sicario no fue ni un éxito desbordante en taquilla ni la película más laureada del año. Se proyectó en Cannes donde compitió por la Palme d’Or y recibió tres merecidas nominaciones al Óscar, pero ninguna de estas cosas nos llevaron a concluir que Lionsgate tenía planes de una continuación.

La dirección de Denis Villeneuve, los encuadres de Roger Deakins, las composiciones de Johan Jóhannson y en medio el sólido trabajo de Emily Blunt como una mujer en medio de una profesión dominada por hombres hicieron de Sicario uno de los films más irresistibles del 2015, pero todo esto se encuentra ausente en Sicario: El Día del soldado, una innecesaria secuela que carece de personalidad en todos los apartados mencionados. Con el italiano Stefano Solima supliendo a Villeneuve en la silla del director, Día del soldado no es más que un thriller – de esos que ya se han visto por montones – común y corriente. Y eso, considerando el talento que sí regreso (Josh Brolin y Benicio del Toro en los roles protagónicos y Taylor Sheridan a cargo del guión), es una verdadera lastima.

Review: Cenizas – 60 minutos demasiado larga

Por Julio Fernando Navas

El director quiteño Juan Sebastián Jácome (Ruta de la luna, 2012) explora las mecánicas de un hogar roto en su segundo largometraje, Cenizas. Todo mientras el residuo volcánico del imponente Cotopaxi amenaza con cubrir Quito por completo.

Dentro del género dramático ya han habido exponentes a los cuales Cenizas se asemeja, como La celebración (Thomas Vinterverg, 1998) y Señorita violencia (Alexandros Avranas, 2013), pero la forma en la cual Jácome se aproxima a la problemática de la película es alarmantemente pasiva, por no decir indiferente.

Review: Increíbles 2 – El declive de Pixar

Por Julio Fernando Navas

Uno de los atributos más valiosos de Pixar era su capacidad de realizar animaciones lo suficientemente profundas como para enganchar al público adulto. Por primera vez los más pequeños del hogar no eran el único target de una película animada. Sin embargo, la transición a esta nueva década no sólo ha dejado como resultado los trabajos menos memorables del estudio, sino que también ha puesto en evidencia algo más preocupante: se les están agotando las ideas.

Mucho se le ha recriminado a Hollywood su falta de imaginación, y eso es algo que se está sintiendo en una de las subsidiarias más rentables de Disney. Y es a partir de eso que llega una de las muchas secuelas de la cual Pixar es acreedora: Increíbles 2. Una continuación que, además de ser inferior a su antecesora estrenada hace catorce años, siente la incontenible – y viniendo de Disney, previsible – necesidad de incluir un forzado discurso político sobre el actual panorama migratorio de los Estados Unidos y el empoderamiento femenino.

Review: Deadpool 2 – Metadiscurso superhéroe

Por Julio Fernando Navas

Hay quienes piensan que, así como el western en su tiempo, la llama que mantiene al cine de superhéroes con vida está destinada a extinguirse. Aquello suena descabellado no sólo por la gran demanda que existe hacia el género, sino porque su material de origen – los cómics – proveen una excusa continua para seguir haciéndolo. En mi crítica de Avengers: Infinity War mencioné que indudablemente es una de las mejores y más grandes entregas del Universo Cinematográfico de Marvel, pero que después de 19 películas queda una sensación de que el género se está corroyendo con rapidez.

El western no es el único ejemplo del posible futuro que le depare al cine de superhéroes, pues el horror también se vio aquejado por lo mismo hasta que llegaron películas que trataron de innovarlo como Scream: Vigila quién llama (Wes Craven, 1996) y La cabaña en el bosque (Drew Goddard, 2012). De las seis películas de superhéroes que llegan este año a los cines – no cuento las animaciones Los Increíbles 2 y Spider-Man: Un nuevo universo – Deadpool 2 tiene buenas probabilidades de ser una de las más memorables. Es superior a su antecesora y más importante que eso, el director David Leitch (Rubia atómica, 2017) y Ryan Reynolds comprenden que una de las formas más efectivas de hacer cine de superhéroes es haciendo mofa de él.

Review: Un lugar en silencio – Contengan su respiración

Por Julio Fernando Navas

Filmada con presupuesto, elenco y locaciones reducidas, John Krasinski (como actor destacó únicamente en todas las temporadas de la adaptación de The Office), sin que nadie lo viera venir, ha logrado una de las películas de horror más modestas y efectivas que se han visto en los últimos años con Un lugar en silencio.

Aunque el libreto no está exento de errores – no siempre está a la altura de la dirección –, en manos de otro director lo más probable es que Un lugar en silencio haya sido un festín de sustos baratos. Pero Krasinski, como si se tratase de un director con más ruedo, dirige a pulso un film en el cual por momentos es difícil contener la respiración.

Review: Ready Player One: Comienza el juego – La mejor película sobre un juego no basada en un videojuego

Por Julio Fernando Navas

Con el fracaso crítico de Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft, estábamos, una vez más, frente a una adaptación fallida inspirada en un juego de vídeo. Sin embargo, y pese a que la nueva película de Steven Spielberg no califica del todo como tal, podemos afirmar que Ready Player One: Comienza el juego es lo más cerca que hemos estado de una transposición fílmica bien lograda inspirada en un videojuego.

Adaptada de la novela homónima de Ernest Cline publicada en 2011, Ready Player One: Comienza el juego tiene destellos efímeros de aquél Spielberg que nos cautivó con clásicos de ciencia ficción como E.T., el extraterrestre y Encuentros cercanos del tercer tipo (sólo para nombrar un par), pero esta nueva realización suya, quizás la más dependiente de efectos por computadora de todas, no está ni cerca de lo que se podría esperar de un visionario de su calibre.

Review: Titanes del Pacífico: La insurección – Más Transformers que Titanes del Pacífico

Por Julio Fernando Navas

Hace casi cinco años llegó a los cines Titanes del Pacífico, un proyecto pasional que se cristalizó por el amor de Guillermo del Toro hacia las películas de criaturas gigantes como El monstruo de los tiempos remotos (Eugène Lourié, 1953) y Godzilla (Ishiro Honda, 1954), y la cultura japonesa.

Este año se estrena Titanes del Pacífico: La insurrección, la cual no sólo perdió a del Toro por problemas de producción – aquello se aplazó tanto que el mexicano prefirió mantenerse ocupado en La cumbre escarlata y la reciente ganadora del Óscar, La forma del agua –, sino también todo lo que hizo a su antecesora especial. Lo cierto es que insurrección tiene más de las películas de Transformers de Michael Bay que del mundo que del Toro había creado.

Review: Aniquilación – Alex Garland reinventa la ciencia ficción

Por María Belén Izurieta

Tanto se criticaba a Netflix porque sus producciones no eran tan buenas que digamos. Pero al saber que se contaba con un Alex Garland (director de Ex Machina) al frente, todo era posible. La más reciente película de este talentoso director se trata de una adaptación del libro del mismo nombre escrito por el estadounidense Jeff VanderMeer.

Mala suerte tuvimos si contamos con el hecho de que esta película sea llamada tan “inteligente” y “confusa” como para ser estrenada en el cine (ya sabemos que hay mucha gente a la que le gusta ir al cine para hacer cualquier cosa que no sea pensar), por lo que Paramount Pictures – la encargada de todo esto – decidió estrenarla en Estados Unidos bajo una limitadísima cantidad de funciones y dejarle los derechos de distribución internacional a Netflix. Una pena, porque el espectáculo que resulta este largometraje merecía ser visto en la pantalla grande.